fbpx sdfsdfsdfsdfdsf
TEMPLATE USED:
pageid: 2250

Huellas del pasado, Pali Aike en Patagonia

«200 kilómetros al noreste de Punta Arenas y en el límite fronterizo con Argentina se encuentra el desconocido Parque Nacional Pali Aike. Paisajes que mezclan una árida estepa magallánica, campos de rocas volcánicas,  sitios arqueológicos de antiguas etnias aborígenes,  y una rica diversidad de fauna –pumas, ñandúes, flamencos, por nombrar algunos- estos hacen de Pali Aike un rico destino turístico y cultural. «

A la sombra del parque nacional Torres del Paine, que acapara a la gran mayoría de los turistas que llegan a la Región de Magallanes. Este destino permanece escondido de las multitudes, conservando casi intactos los rastros del pasado.  En este remoto rincón del planeta es posible ver cómo confluyen armónicamente la historia geológica, natural y  arqueológica de la Patagonia prehistórica.

pali-aike-national-park

El puma es el rey por excelencia de estos territorios. Las cuevas formadas por las rocas y los cráteres del parque, hacen de hogar para este depredador. Los guanacos son abundantes en toda la estepa magallánica y son el plato favorito del puma. En este parque podemos encontrar diversos panoramas, como la maravillosa Laguna Santa Ana y los senderos que te invitan a conocer  una gran colonia de flamencos.

Aborigenes y Volcanes

Su nombre se debe a los aborígenes que hace miles de años habitaron esta zona. Los Aonikenk, o también conocidos como Tehuelches, fueron nómades que se desplazaron por la Patagonia, entre el río Santa Cruz (Argentina) y el Estrecho de Magallanes (Chile). Buscaban guanacos, ñandúes y otros animales que conformaban su dieta alimenticia. Así fue que visitaron constantemente la zona que hoy comprende el parque, llamándoles la atención el gran campo volcánico que se extiende en este lugar y que se asimila a un paisaje lunar, diferente al resto del paisaje patagónico. Por sus extrañas características geográficas y que hicieron creer a los Aonikek en la existencia de espíritus malignos, lo llamaron Pali Aike (Lugar Desolado).

cave-patagonia-pali-aike

Acá también es posible ver las cuevas que los Aonikek utilizaron como refugio. Excavaciones en los sitios arqueológicos “Cueva Pali Aike” y “Cueva de Fell” han demostrado la temprana presencia humana en la Patagonia. Los restos encontrados –fogones, piedras “puntas cola de pescado”, restos de fauna extinta como el mylodón y el caballo nativo americano- Sus estudios posteriores han permitido a los arqueólogos estimar que el ser humanos habitó esta zona hace más de 8.000 años.

paths-pali-aike-national-park

Senderos

En el parque existen varios senderos que te llevan a visitar cada una de sus particularidades y que no representan una dificultad mayor. En un solo día se puede experimentar una caminata sobre un milenario campo volcánico,  adentrarse en el cráter de un volcán extinto, sentarse dentro de una cueva, cerrar los ojos e imaginarse a los habitantes prehistóricos que vivieron en estas tierras. Visitar una pequeña laguna donde viven cientos de flamencos o sentir la adrenalina que significa saber que en algún rincón cercano puede haber un puma. Si  son  afortunados  todo puede terminar con un gran atardecer, observando una postal poco conocida por  los visitantes de la Patagonia.

sunset-patagonia

El comienzo del fin del mundo, Coyhaique

Hace poco más de un mes estuve en Coyhaique, no lo conocía, vivo a más de 1.000 kilómetros de la capital de la vasta Patagonia chilena,  como lo denominaron los Tehuelches, “lugar donde hay agua”, donde confluyen los ríos Simpson y Coyhaique. Viajé en avión desde Puerto Montt a Balmaceda, en un vuelo que se hace corto para apreciar desde el aire el delgado país en el que vivimos, la gran cordillera como eje central de donde se despliegan innumerables fiordos, ríos, lagos y pampas, vigilados por un inagotable océano Pacífico.

mountains-andes-coyhaique
Foto: Tomas Irarrazaval

Coyhaique está rodeado de mesetas,  cerros y cortes que te dejan ver el lugar donde estás inserto, en medio de paisajes donde se pasea el viento como protagonista peinando y moldeando una geografía amplia, donde nuestra vista se pone alerta intentando agrupar todos nuestros sentidos en uno.

pampas-patagonia
Foto: Tomas Irarrazaval

Es imposible que nuestro cerebro no intente dotarnos de esta capacidad óptica por intentar resumir y proyectar todo lo que sentimos en un gran campo visual, que nos quita inmediata y naturalmente cualquier tipo de estrechez que tengamos, es por esto que creo que desde Coyhaique cualquier camino que uno quisiera tomar es bonito.

landscapes-from-patagoniajpg
Foto: Tomas Irarrazaval

Los cerros que resaltan de la cordillera como enormes moles titánicas y espolvoreados con nieve, el océano que se come los acantilados, la fuerza del agua que baja por los cerros curtiendo el terreno que recorren los huemules, aves y  liebres, camufladas entre coihues, lengas y ñirres que crecen fuertes siguiendo al sol por el trazo circundante de la cordillera que abraza a esta zona al igual que todos nuestros sentidos lo intentan hacer con nuestra vista.

rivers-coyhaique
Foto: Tomas Irarrazaval

Estuvimos sentados entre plácidas lagunas, sentimos cómo el solitario viento austral movía las flores en un campo de lupinos, pudimos ver cómo éste desperdiga sus semillas que pueblan áreas como verdaderas aldeas, junto a los ríos que fluyen en este entorno, contemplamos la inmensidad del Lago General Carrera desde un solitario muelle en Puerto Ibáñez.

flowers-from-coyhaique
Foto: Tomas Irarrazaval

Entonces entiendes que se trata de mucho más, que esto tiene que seguir más allá,  recorres y puedes ver a través de miradores naturales que claro, éste, literalmente,  es “el comienzo del fin del mundo.”

mountains-range-coyhaique
Foto: Tomas Irarrazaval

 

6 lugares que recomendamos para visitar:

Coyhaique, Puerto Aysén, Bahía Acantilada, Cerro Castillo, Lago Tamango, Puerto Ibáñez.

landscapes-from-patagonia-coyhaique
Foto: Tomas Irarrazaval

Cual es un buen lugar para hospedarse? : Vista Patagonia Lodge, donde la vista nuevamente es la protagonista, abrir la ventana de la pieza y ver el cerro Mackay que te deja por un instante paralizado y agradecido de poder sentirlo tan cerca. De líneas sencillas y modernas, atendidos por sus dueños, te puedes sentir tranquilo rodeado de silencio, en un lugar exclusivo con calidad, calidez y una vista privilegiada.

hotel-vista-patagonia-lodge
Hotel Vista Lodge – www.vistalodge.com – Foto: Tomás Irarrazabal

4 Maneras sencillas de explorar el Archipiélago de Chiloé

Si realmente desea explorar el Archipiélago de Chiloé, debe tener en cuenta esta breve lista de consejos que le harán ver la isla con otros ojos

whatsapp-image-2016-11-18-at-9-18-39-am

Hablar con todo el mundo: La gente de Chiloé o «chilotes» son muy amigables, son conocidos por su amabilidad y hospitalidad. ¡Les encantan los turistas! Si tienes un problema o no sabes cómo llegar a un lugar, te ayudarán (o al menos lo intentarán).

whatsapp-image-2016-11-18-at-9-19-54-am

 

Comer en sitios pequeños: Hay muchos restaurantes en zonas turísticas como Castro (la capital de Chiloé), pero si quieres comidas verdaderamente chilotas, debes ir a pequeños lugares, generalmente como casas. No olvides que también serán más baratos.

whatsapp-image-2016-11-18-at-9-18-38-am

Caminar: La mejor manera de viajar por Chiloé es caminar. Se puede reservar un tour o tomar un autobús entre ciudades, pero cuando estás en un pueblo, debes caminar. Los pueblos y ciudades son pequeñas, por lo que puedes cruzarlos en poco tiempo. Este tipo de viaje te permitirá descubrir la verdadera isla y encontrar lugares escondidos que normalmente no se ven en un tour.

whatsapp-image-2016-11-18-at-9-20-42-am

 

Toma viajes en barco: Chiloé está vinculado al mar, su mitología y sus tradiciones están conectadas al océano como la vida de cada chilote. Por esta razón, si deseas ver todo el encanto del lugar, debes tomar un viaje en barco. En primer lugar, porque normalmente son hechos por un local que te dirá un montón de cosas sobre la isla. En segundo lugar, porque es la única manera de apreciar algunas cosas, como los palafitos (un tipo único de casas sobre pilotes principalmente en Castro), las otras islas del Archipiélago de Chiloé (como Quinchao, donde se pueden visitar hermosas ciudades como Curaco De Vélez o Achao) y la fauna marina (como pingüinos o delfines).

whatsapp-image-2016-11-18-at-9-20-07-am

Un consejo final para explorar el Archipiélago de Chiloé: planifique su visita. Si quieres observar la naturaleza, puedes ir al Parque Nacional de Chiloé o a «Las pingüineras de Puñihuil» (conocido en inglés como “Chiloe island penguin colony”, el único lugar del mundo donde puedes ver pingüinos de Humboldt y pingüinos de Magallánicos juntos). Por otro lado, si quieres ver el misterio de Chiloé y algunos lugares ocultos, puedes ir a Aucar (en la ciudad de Quemchi). Este sitio también se llama «La isla de las almas navegantes» y tiene un hermoso puente que conecta la isla con el resto del lugar. ¡Hay un montón de cosas que descubrir en Chiloé, por lo que es aconsejable planificar tu visita para aprovechar al máximo su viaje!